Ir al contenido principal

El laberinto de los espíritus de Carlos Ruiz Zafón

El laberinto de los espíritus de Carlos Ruiz Zafón
La entrada de hoy muy especial para mí. Con esta lectura, no sólo he cerrado una saga sino también una etapa que empezó cuando aún era una tierna adolescente de instituto que estaba iniciándose en la novela adulta.

Tras la lectura obligatoria de Marina de Carlos Ruiz Zafón en 2º de la ESO que consiguió que toda la clase se enganchara a la novela (estaré eternamente agradecida a mi profesora María Jesús), unos años después me adentré de nuevo en el universo Zafón, que estaba empezando a ganar lectores gracias a una novela recién publicada, La sombra del viento. Pese a que mantengo con especial cariño a Marina entre mis lecturas favoritas por ser la primera que leí del autor, no puedo negar que La sombra del viento me apasionó desde las primeras páginas. Cómo no iba a hacerlo si comenzaba hablando de un lugar donde iban a parar todos los libros abandonados, ese fabuloso Cementerio de los Libros Olvidados. Pero la historia iba mucho más allá, Daniel Sempere, un joven adolescente, tras encontrar un libro de un autor poco conocido, se empeña en intentar saber qué fue de él, si llegó a publicar más libros y por qué alguien desde hace tiempo quiere comprar todas sus obras para quemarlas. Le acompañarán en el viaje su padre, y el incombustible Fermín, un amigo y apoyo inseparable para todas sus andanzas por una Barcelona de posguerra gris que mantiene muchos de los odios surgidos por aquel entonces. Es una lectura fascinante y maravillosa de obligada lectura para cualquier amante de los libros.

Años más tarde, al acabar el primer año de universidad y en medio de un viaje en autobús a Barcelona (ocho horas, para los que no lo tengáis presente), volví al Cementerio de los Libros Olvidados de la mano de El juego del ángel y de su protagonista, David Martín. En este caso nos encontramos también en Barcelona durante los años 20 en los que David, escritor de profesión, acepta el encargo de un extraño editor Andreas Correlli para escribir un libro que sea la base para crear una nueva religión. Decidido a abandonar su estilo de novelas de aventuras y misterio y concentrarse en el libro para olvidar su amor no correspondido por Cristina, se pone manos a la obra aunque tendrá que soportar las continuas interrupciones y cuidados de Isabella, aprendiz de escritora que no se separa de él y tratará de empaparse de sus enseñanzas. Aunque es un gran libro, es el que menos me ha gustado de toda la saga. Posee un tono de oscuridad y locura que te mantiene en una tensión continua para intentar dilucidar lo que es verdad y lo que es imaginación. Lo mejor de toda la novela, las apariciones de Isabella, la luz que brilla en la oscuridad y a la que encontraremos en el resto de libros de la saga.

Algún año después, como regalo de cumpleaños, llegó a mi biblioteca personal El prisionero del cielo, la tercera parte de la serie que, cronológicamente, está ubicada después de La sombra del viento y de la que ya hablé hace años en el blog. En este caso, la trama se centra en las andanzas de Fermín quien le cuenta a Daniel los años que pasó en la cárcel de Montjuic, los compañeros que tenía en su corredor y como el director Manuel Valls, les hacía la vida imposible a los presos. Entre esos detenidos tenemos a David Martín, protagonista de El juego del ángel, por lo que volveremos a sus locuras y tendremos la oportunidad de volver a saber de Isabella y sus intentos de salvar a David.

Por último llegamos al último libro de la saga, publicado hace unos meses. Desde el mismo momento en que me enteré de su existencia, tome la decisión de releer todos los anteriores. Sé que hay mucha gente que me han dicho que "es perder el tiempo", "menuda tontería", "ya te irás acordando según leas", pero a mí me ha servido de mucho. El repaso de todas las historias que creía olvidadas ha hecho que llegue a la última preparada y con todo fresco para iniciar el último camino hacia el Cementerio de los Libros Olvidados con El laberinto de los espíritus.

Resumen

La historia comienza en la Barcelona de los años 50 del siglo XX con Daniel asentado como dueño de la Librería Sempere junto a Bea y la ayuda inestimable de Fermín y de su padre. Todo parece funcionar bien pero desde hace tiempo la sombra de la venganza se cierne sobre Daniel.

Por otro lado, en Madrid descubriremos a un nuevo personaje fundamental para unificar todas las historias, la señorita Alicia Gris. Alicia es una superviviente de la guerra civil que le ha dejado un gran número de cicatrices físicas y psicológicas. De profesión "investigadora" al servicio de una organización secreta liderada por Leandro Montalvo, su última misión será investigar la desaparición del ministro de Cultura, Manuel Valls. Para esta investigación le asignarán a Vargas, un policia veterano que intentará poner algo de razón a las heterodoxas formas de actuar de Alicia.

Crítica

Después del repaso de las anteriores novelas, reconozco que el principio de esta me dejó bastante fría. Me esperaba una historia que le enganchara desde la primera página y no fue exactamente así. El inicio volviendo al pasado para descubrirnos el origen de Alicia me pareció lento y pesado pero necesario para el desarrollo de la trama.

Sin embargo, con la entrada en acción de la Alicia adulta y los momentos más policíacos de toda la saga para intentar descubrir dónde está Manuel Valls poco a poco te vas metiendo en la historia hasta acabar totalmente dentro. Y todo por un personaje: Alicia Gris. Con sus luces y sus sombras consigue hacerse la absoluta protagonista del libro, una mujer luchadora, desconfiada, que sabe lo que es el abandono y el dolor y no quiere volver a pasar por él.

Es cierto que pierde peso la familia Sempere, hasta ahora personajes principales entorno a los que giraba siempre la acción. Es un cambio innegable pero no creo que sea para nada negativo. La historia ha ido evolucionando con los años y si ellos hubieran sido los únicos protagonistas, pienso que hubiera sido repetitivo y hasta cansado para los lectores. Continúan estando presentes, sosteniendo siempre la novela y son la base para entretejer una trama de historias y personajes que merece un aplauso rotundo porque no debe de ser sencillo hacerlo con personajes tan variopintos e historias tan diversas. Sin embargo, Carlos Ruiz Zafón lo ha conseguido de un modo magistral y sin dejar ningún cabo suelto. Me quedo con la duda de que el autor tendría la historia al completo en su cabeza o la ha ido uniendo según escribía cada novela.

Otro aspecto novedoso son las ubicaciones en un lugar diferente de Barcelona. Resulta extraño después de tantas páginas en la ciudad condal que la acción se localice en Madrid. Antes de empezar el libro, mi mente no era capaz de imaginarlo pero tras haber leído la historia reconozco que no desentona. Lugares tan míticos y espectaculares como aparecen encajan a la perfección con lo habitual de la saga.

En cuanto a los personajes, nos encontramos con algunos ya conocidos como los Sempere con el cabeza de familia Daniel a la cabeza acompañado siempre de Bea, su padre, Fermín y el pequeño Julián que va ganando protagonismo conforme pasan las páginas. Además, aparecerán otros secundarios ya conocidos como Bernarda, el guardián Isaac y otros vecinos del barrio de los Sempere. Más allá de la ya mencionada Alicia Gris, encontramos nuevos personajes como Leandro Montalvo, Vargas, Hendaya, o el incansable Fernandito. Todos ellos defendiendo su papel, ya sea el que muestran desde el principio o una máscara que se quitan después.

En este cierre de saga volveremos a sentir la emoción de entrar en el Cementerio de los libros olvidados. Una vez más te sientes como si lo pisaras por primera vez en la realidad. Sigo esperando el día en que alguien tenga la fabulosa idea de llevar a cabo algo tan maravilloso y poderlo vivir. Mientras tanto, nos seguiremos conformando con las bibliotecas reales que cumplen la misma función aunque no tengan una arquitectura tan espectacular. Más allá de esto, vuelve a ser un "metalibro", es decir, un libro sobre libros, que se mezclan con la intriga de la historia de una manera fascinante. Nuevos escritores malditos, libros clave para desentrañar el misterio, librerías, bibliotecas y mucha gente que ama y protege los libros. Todo ello mezclado con una trama de corrupción, engaños, secuestros y peligros para descubrir realmente dónde está Manuel Valls y qué tiene que ver con su época de director de la cárcel de Montjuic.

Sin embargo, personalmente le veo un pero importante. No sé cómo expresarlo de una manera correcta, pero sencillamente, me sobran páginas, concretamente el último libro. Personalmente, hubiera preferido que dejaran volar mi imaginación aunque se sugiriera un final. No suelo ser muy fan de los finales abiertos pero este me ha parecido demasiado marcado, demasiado cerrado y demasiado rebuscado.

En general me ha parecido un libro fabuloso y brillante, una novela intrincada y retorcida para cerrar la saga. En ocasiones tiene reminiscencias de las anteriores novelas por lo que recomiendo tenerlas cerca para revisar nombres, lugares y sucesos que vendrán a la mente durante la historia. En cualquier caso, para mí ha sido un gran cierre, el segundo mejor libro de la saga tras La sombra del viento. Ah, y otra recomendación. No os asustéis con sus más de 900 páginas, no se hace para nada pesado, es más, conforme vas avanzando y ver el final más cerca, tienes sentimientos contradictorios entre las ganas de saber cómo se resuelve y la pena que da acabarlo. Sin más que añadir, sólo puedo decir que es un libro muy especial y de obligada lectura para los amantes de Ruiz Zafón y el mundo que creó en torno al Cementerio de los libros olvidados. Os dejo el booktráiler oficial y algunas de las citas que más me han gustado del último libro aunque no descarto mostraros algunas más pronto.

Calificación


Citas

Los recuerdos que uno entierra en el silencio son los que nunca dejan de perseguirle.
¿No escribe uno acaso para entenderse mejor a sí mismo y al mundo?
La luz vaporosa de las farolas de las Ramblas - como el primer chupetón a un caramelo Sugus- siempre le había parecido una de esas cosas por las que vale la pena vivir un día más.
Todo lo que ocurre en la sociedad, en la vida pública, es una escenificación, un simulacro de aquello que intentamos hacer pasar por realidad pero no lo es.
Un cazador debe comprender que, en un momento crítico de la cacería, el papel de la presa y el del cazador se confunden. La caza, la caza de verdad, es un duelo entre iguales.
Cualquiera que aspira a conservar su sano juicio necesita de un lugar en el mundo en el que pueda y desee perderse. Ese lugar, el último refugio, es un pequeño anexo del alma al que, cuando el mundo naufraga en su absurda comedia, uno siempre puede correr a encerrarse y extraviar la llave.
-¿Cómo puedo agradecérselo?
- Viniendo por aquí y leyendo buenos libros, los que a usted le apetezcan, no los que yo o nadie más le diga que tiene que leer.
Las certezas reconfortan, pero sólo se aprende dudando.
Una leyenda es un pequeña mentira pergeñada para explicar una verdad universal.
Uno siempre busca en el presente o en el futuro respuestas que están en el pasado.
Andaba distraído, con la cabeza en las nubes, media sonrisa en los labios y ese aire sereno de quienes tienen el lujo de no saber cómo funciona el mundo. Nunca había visto una fotografía suya, pero supo quién era antes de verle aproximarse a la puerta de la librería.
El mundo es simplemente un espejo de quienes lo formamos y no es ni más ni menos que lo que hacemos de él entre todos.
Nada sorprende y asusta más que lo que uno ya sabe.
Quizá su momento aún no había pasado. Quizá le quedaba todavía una razón para seguir viviendo.
Es más eficiente dejar que los demás cometan errores que confiar en acertar uno a la primera.
Se bebe para recordar y se escribe para olvidar.
Hay épocas en que es más honorable morir en el olvido que vivir en la gloria.
Al encontrar la puerta con el cartel de CERRADO, empezó a golpear el cristal con los puños. Fermín y Daniel intercambiaron una mirada.
—Para que luego digan que en este país la gente no tiene ganas de comprar libros
Lo que tiene que hacer usted es empezar a evitar que los demás le escriban el diálogo. Use la cabeza que Dios le ha plantado sobre las cervicales y hágase usted mismo el libreto.
Sólo quiero que se haga justicia. Nada más. En toda mi vida he pensado que lo que quería era venganza. La venganza no existe. Lo única que importa es la verdad.
El Cementerio de los Libros Olvidados tenía su propio geometría y resultaba casi imposible pasar por el mismo lugar dos veces. En más de una ocasión se había perdido en el interior y había tardado un rato en dar con el camino de descenso a la salida.
En las batallas perdidas, la última defensa es la indiferencia.
Escribió su nombre y contempló cómo la tinta se secaba poco a poco. El placer de la página en blanco, que al principio siempre olía a misterio y a promesa, se desvaneció por ensalmo.Tan pronto como uno empezaba a colocar las primeras palabras comprobaba que en las escritura, como en la vida, la distancia entre intenciones y resultados iba pareja con la inocencia con que se acometían unas y se aceptaban los otros.
En la biblioteca fue donde cambió mi vida.
Nada asusta más a un cafre que una mujer que sabe leer, escribir, pensar y encima enseña las rodillas
Los libros me enseñaron a pensar, a sentir y a vivir mil vidas. ¿Quién quiere ser una buena chica por voluntad propia?
Qué hermosa sería la vida si fuésemos capaces de querer a quien lo merece.
Una historia es un laberinto infinito de palabras, imágenes y espíritus conjurados para desvelarnos la verdad invisible sobre nosotros mismos. Una historia es, en definitiva, una conversación entre quien la narra y quien la escucha, y un narrador solo puede contar hasta donde le llega el oficio y un lector solo puede leer hasta donde lleva escrito en el alma.
Esa es la regla maestra que sostiene todo artificio de papel y tinta, porque cuando se apagan las luces, se silencia la música y se vacía el patio de butacas, lo único que importa es el espejismo que ha quedado grabado en el teatro de la imaginación que alberga todo lector en su mente. Eso y la esperanza que todo hacedor de cuentos lleva dentro: que el lector haya abierto su corazón a alguna de sus criaturas de papel y le haya entregado algo de sí mismo para hacerla inmortal, aunque solo sea por unos minutos.
Enfrentarse a la palabras era su modo de descubrir quién era de verdad.
Este lugar es un misterio, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte.
- En el colegio dicen que soy un poco raro.
- Pues es una suerte. Empiece a preocuparse el día que le digan que es usted normal.
Nadie triunfa sin fracasar antes.
Uno tiene que cometer sus propios errores, no los de los demás.
Escribir es reescribir. Se escribe para uno mismo y se reescribe para los demás.
Me enseñó que un libro no se acaba nunca y que, con suerte, es él quien nos abandona para que no pasemos el resto de la eternidad reescribiéndolo.

Comentarios

  1. Hola! Enhorabuena por tu reseña. La he leído entera, y se me ha hecho super amena. Gracias por recordarme los libros anteriores (te admiro por haberlos releído, yo no soy capaz) que me va a venir de lujo para continuar y cerrar la saga.
    Tengo ganas de leerlo y está en pendientes, pero me da algo de "miedo" irme a 900 páginas (vengo de una lectura también larga)... Espero que no se me haga pesado tal como dices. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Muchas gracias. Tenía dudas porque tengo la sensación de que me ha quedado demasiado larga pero la ocasión y los libros lo merecían.

      Si quieres hacer un repaso un poco más intenso de los libros anteriores, te sugiero que te pases por Entre líneas (https://entrelineasblogs.wordpress.com/tag/saga-el-cementerio-de-los-libros-olvidados/) y Palabras que cuentan (https://pquecuentan.blogspot.com.es/search?q=zaf%C3%B3n) que también han releído los libros anteriores y les han dedicado entradas específicas a cada uno y más extensas si cabe.

      Comprendo perfectamente tu miedo a esas 900 páginas. Yo tuve el libro en mi casa desde enero hasta junio que lo empecé y me daba una mezcla de miedo y pereza infinitas. Pero merece totalmente la pena, de verdad. Hay quien dice que algunos capítulos se hacen largos, pero no ha sido mi caso. Me ha encantado, lo he disfrutado y hasta me ha dado pena acabarlo.

      ¡No dudes en ponerte con él en cuanto tengas fuerza para enfrentarte a esas 900 páginas!

      Un saludo

      Eliminar
  2. Holaaa
    No he podido leer entera tu reseña porque no he leído aun los anteriores libros, pero tengo MUCHAS ganas de leer la saga porque me parece que me va a encantar, sin duda alguna, lo que he leído del autor hasta ahora me ha fascinado siempre
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando empieces no vas a poder parar, y más si ya has probado antes con otras novelas del autor y te han gustado ;-)

      Eliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Pues seré de las pocas personas que todavía no ha leído nada de este autor, y no sé por qué, ya que todo el mundo habla maravillas de sus libros. Sobre todo de esta saga. Lo más seguro es que empiece por "Marina", ya que es autoconclusivo, y si me gusta entonces me lanzo a por "La sombra del viento".

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Me parece un idea estupenda, así descubrirás si te gusta el estilo del autor. Además, "Marina" es un libro maravilloso, espero que lo disfrutes muchísimo.

      Un besote

      Eliminar

Publicar un comentario

Da tu opinión sobre esta entrada, el libro/s en cuestión y sobre el vuelo de una mariposa. Lo que quieras. Todo será bienvenido